Alargamiento de pestañas con hielo, una tendencia inexistente pero muy factible que ocurre, en ocasiones, en zonas donde las bajas temperaturas arremeten con fuertes heladas. Sin embargo, no es necesario sufrir innecesariamente. De hecho, se pueden disfrutar de blancos y gélidos paisajes sin experimentar un ápice de frío. La respuesta se encuentra en cerrar los exteriores por medio de la instalación de cortinas de cristal.

Según los expertos,  entre el 25% y el 30% de las necesidades de calefacción o aire acondicionado son debidas a las pérdidas de calor que se originan en las ventanas. Es decir, que no basta cualquier tipo de cerramiento para disfrutar de un verdadero confort térmico. En concreto, las cortinas de cristal están concebidas para ofrecer protección estructural ante las inclemencias meteorológicas, pero ofrecen mucho más que funcionalidad. Ligereza en sus materiales, resistencia a golpes y a cualquier forma de erosión y mínimo mantenimiento son algunas de sus cualidades por lo que constituyen una fuente de iluminación de cualquier lugar especialmente práctica. 

Otra de sus grandes ventajas es que promueven la eficiencia energética. Y es que gracias a que los bloques de vidrio que las  conforman encajan perfectamente en el arco de aluminio central se evita cualquier fuga de aire. Es decir, que en el invierno el aire caliente permanece en el interior y durante el verano se logra atrapar la luz natural sin necesidad de recurrir a la energía eléctrica.

Por otro lado, su diseño destaca por una fuerte versatilidad puesto que cada panel puede funcionar independientemente del resto creando aberturas tan pequeñas o grandes como se necesiten en cada momento. En otras palabras, con las cortinas de cristal se controla en todo momento el flujo de aire y de  luz solar.

Evidentemente, para asegurar un funcionamiento óptimo, es necesario realizar una adecuada elección del vidrio. Y si bien la gama existente en el mercado es de lo más amplia, siempre interesa recurrir a los productos que proporcionen las mejores propiedades térmicas y de control lumínico más adecuadas según las necesidades.. 

En definitiva, las cortinas de cristal mejoran  la calidad de la interacción entre el interior y el exterior y favorecen un mayor aprovechamiento de la luz natural. Reducen las cargas de iluminación artificial y aumentan la eficiencia en el consumo energético gracias al control térmico que brindan.  Pero, además de ser soluciones totalmente adaptables, son capaces de integrarse con todo tipo de estética favoreciendo la creación de ambientes diáfanos y prácticos.

No obstante, es aconsejable confiar en las mejores firmas y en personal con experiencia en el sector. De hecho, en Ikerna Garden nos dedicamos a la instalación profesional de cerramientos acristalados de D’Glass. Te ofrecemos todo el asesoramiento y las garantías de una marca líder que fusiona la arquitectura con el entorno con una calidad técnica inmejorable.

¿Quieres saber más? Infórmate sin compromiso en el 948 137 663 o en tienda@grupoikerna.com

 

Fuentes: Climalit/ ovacen/

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario