Entradas

Uno de los grandes lienzos decorativos de cualquier estancia son las paredes, soporte amplio y susceptible de aceptar cualquier propuesta estética en función del ambiente objetivo. Si bien, hasta hace no mucho la respuesta se encontraba en la simple desnudez o en la colocación de cuadros y algún que otro elemento, cada vez más se opta por aprovechar (y mucho) su verdadero potencial.

Y es que desperdiciar esta oportunidad ya no parece una opción. Emergen continuamente tendencias que van sugiriendo pautas de muy diversa índole para facilitar la impresión visual de toda la creatividad y personalidad posibles. Mensajes que que se transmiten por medio de colores, imágenes e incluso textos estampados y logran generar auténticas sensaciones. 

Lo cierto es que no hay nada acertado o desacertado con tal de que, independientemente del formato elegido, se plasme fielmente aquello que se desea. Pero entre las múltiples posibilidades que abarcan desde el contraste de colores o el  papel pintado hasta los vinilos, el muralismo destaca por su fuerza y originalidad. No hay pared que pase inadvertida con un mural recorriendo su superficie y derrochando energía artística.

La temática puede ser todo lo variada que permita la imaginación. Desde pinceladas abstractas, manifiestos personales y  recreación realista de lugares a escenas engendradas por la fantasía e imitaciones de cualquier índole. El hecho es que el espacio cobra vida y una dimensionalidad única capaz de introducir al espectador en un ambiente incomparable.

En otras palabras, con la pintura mural, arte elástico y transigente donde los haya, lograr un espacio personalizado al máximo es más posible que nunca. Sobre todo, contando con especialistas profesionales como Ikerna Garden : asesoramiento personalizado y expertos muralistas para dar vida a tus sueños.

Si lo puedes imaginar…lo puedes tener.