Entradas

BLOG-vistas-medioambiente-1

El derroche de energía es un elemento común en la mayoría de los hogares. Únicamente examinando la iluminación, los electrodomésticos y el sellado de las ventanas se puede valorar el nivel de malgasto energético que se está experimentando.

Es complicado cambiar toda la cruda realidad del sufrimiento medioambiental pero no hay duda de que pequeños gestos a nivel doméstico pueden contribuir a reducirlo, al menos en parte. Y esto implica, entre otras muchas decisiones, optar por mejorar el acristalamiento de la vivienda. Como consecuencia las facturas de la luz se verán gratamente restringidas, el entorno menos perjudicado y el confort térmico claramente mejorado.

Uno de los grandes gastos, sobre todo en las estaciones más duras del año, está relacionado con la calefacción. Y es que es un recurso básico, ya sea a través de electricidad o gas natural, para mantener una temperatura agradable en el interior. Pero si existen fugas no controladas (muy habituales en sistemas mal sellados) el consumo se dispara.  

Las ventanas son uno de esos puntos que mayor concentración de entrada y escape de temperatura concentran. Puede deberse a un fallo en el marco, que se ocupa de la absortividad y transmitancia térmica, lo cual generará una importante pérdida de la capacidad aislante. También puede deberse al empleo de  cristales de bajas prestaciones.

Es crucial contar con un sistema de calidad para evitar un sobreesfuerzo de los aparatos de aire acondicionado o calefactores que incrementarán notablemente el desperdicio de energía y el nivel de contaminación medioambiental. Si, además, especialmente en terrazas y balcones, se opta por soluciones abiertas que se fundan con el paisaje, como cortinas o correderas de cristal , se disfrutará de mayor luminosidad, aprovechamiento del espacio y visión panorámica. Todo ello, evidentemente, con el máximo confort térmico.

Solo queda relajarse y contemplar el paisaje.

Ikerna Garden, especialistas en la instalación profesional de acristalamientos D’Glass, líder en el sector.

BLOG ahorra energía

¿Cansado de pagar un alto precio en tus facturas de la luz? ¡No te preocupes más! Si sigues una serie de consejos para ahorrar energía en tu jardín conseguirás bajar el montante de tu recibo al final mes. Te damos todas las claves.

La parte fija de tu factura de luz

Mucha gente se pregunta por qué le cobran en la factura de luz si ha estado fuera de su casa un mes por vacaciones. La respuesta es la siguiente: una parte de la factura depende de tu consumo, pero hay otra que depende de la potencia eléctrica contratada y se llama término fijo o término de potencia. Para comprender mejor esto, es necesario explicar que la potencia eléctrica contratada es la capacidad que tiene una instalación para soportar todos los electrodomésticos de la casa encendidos al mismo tiempo sin que se active el ICP (Interruptor de Control de Potencia), o como se dice popularmente, sin que “salten los plomos”. 

 

Si esto te sucede, lo que deberías hacer es aumentar la potencia contratada de tu instalación para aumentar la capacidad de tu suministro. Lamentablemente subir la potencia contratada no es gratis, y además, eleva el montante del término fijo de tu factura. De modo que antes de subir la potencia contratada de tu suministro piénsalo bien. 

Ahorrando luz en el jardín

Muchas veces cuando imaginamos un jardín, lo hacemos siempre a plena luz del día. Pero lo cierto es que con el buen tiempo a la mayoría de gente le encanta disfrutar de la brisa veraniega por la noche en su jardín, y para eso utilizamos la luz de las focos, para iluminar pasillos entre el césped, porches o incluso piscinas. Todo esto puede suponer un fuerte gasto energético, pero existen formas a través de las cuales podemos ahorrar. Por ejemplo, las empresas como Naturgy o Endesa, ofrecen tarifas con discriminación horaria, cuyos planes fijan precios por kWh diferentes dependiendo de la franja horaria  del día. Las tarifas de Endesa o Repsol con discriminación horaria nos permiten ahorrar si concentramos el consumo durante la noche. Estas tarifas pueden contratarse en el mercado regulado, de modo que en lugar de contratar con Endesa, deben contratarse con Endesa XXI, la Comercializadora de Referencia para contratar tarifas protegidas por el Estado. 

Ahorra agua, salva el planeta

El agua es un bien muy valioso y escaso. Ahorrarlo está en nuestras manos, y además, también conseguiremos ahorrar dinero en nuestra factura de agua. A continuación te explicamos algunos detalle para ahorrar agua:

  • Césped artificial: ahorrarás hasta el 70% de agua en tu factura. Exige menos mantenimiento manteniendo una apariencia perfecta. No necesita pesticidas ni fertilizantes y su durabilidad es mucho mayor. Puede aguanta fácilmente 15 años como nuevo, y mucho más si te preocupas un todo. Pero su principal beneficio es que tendrás más tiempo para ti. ¿Y cuánto vale el tiempo?
  • Reduce el riego: coloca plantas con más resistencia y aprovecha las zonas de sombra para compaginar la necesidad de luz con una menor dependencia del riego. Además, los materiales como las cortezas o las hojas pueden acolchar el suelo y retrasar la evaporación de la humedad. 
  • Reutiliza: Si recoges el agua de la lluvia puedes reutilizarla para múltiples utilidades. Para hacerlo pueden servirte desde sacar las macetas fuera de casa o colocar un cubo o barriles de lluvia.   

Recuerda que un jardín natural de 170 metros cuadrados gasta de media más de 270.000 litros de agua, de modo que ahorrar agua es muy importante. Aquí te dejamos un artículo muy interesante para seguir aprendiendo sobre el tema. ¡Disfruta el verano!