Entradas

BLOG vertical y medicinal

Un jardín vertical es una alternativa económica y ecológica de decorar cualquier rincón. Y de hacerlo respirar. Pero se puede ir un paso más allá y convertirlo en una mayor fuente de salud eligiendo plantas medicinales para su creación. ¿Te apuntas?

La  mejora estética y acústica que deriva de la instalación de un jardín vertical es innegable. Y es que no deja de brindar una buena dosis de frescura y un toque orgánico y decorativo muy natural. Pero, con una cuidada selección de plantas, se obtienen además aromas intensos y agradables que pueden impregnar la estancia.

Evidentemente esto implica conocer con detalle las especies que se desean incorporar ya que algunas se adaptan mejor que otras, al  igual que las dimensiones y el sistema adecuado para el riego. Cuestiones que, sin duda,  los expertos en jardines verticales como los profesionales de Ikerna Garden saben siempre aconsejar.

Entre las plantas más recomendables se encuentran principalmente tres (aunque la variedad es realmente extensa): la salvia, la menta y el cilantro. La salvia es una de las más utilizadas porque combate las bacterias, es digestiva y perfecta para la curación de pequeñas heridas. La menta, por su parte, se utiliza mucho en cocina por sus cualidades digestivas y por su capacidad de aliviar molestias de las vías respiratorias. En cuanto al cilantro, además de sus usos gastronómicos, contribuye a resolver problemas estomacales y otros como el insomnio. Se añaden otras especies como el tomillo, romero y manzanilla que nunca está de más tener a mano!

¿A qué esperas para tener  tu jardín vertical medicinal?

BLOG-que-dure-1

El césped artificial, doméstico o deportivo, disfruta de grandes ventajas aunque su durabilidad depende en gran medida de los cuidados y mantenimiento que se le procuren. No es un proceso exigente pero sí necesario.

Por lo general se puede prever una vida útil media de entre 10/15 años que varía en función del uso que se realice de la superficie y  la calidad de los materiales. De hecho, confiar en los líderes del sector garantiza un producto de alta resistencia a los agentes climáticos (rayos UV, lluvias o cambios de temperatura en el ambiente) y al desgaste.

Evidentemente también resulta crucial la adopción de medidas básicas durante la instalación. En este sentido, es fundamental que el césped se adapte al tipo de suelo, ya sea de hormigón, baldosa u otros materiales. Igualmente se debe preparar la superficie y dejarla compacta, regular y sin hierbas y aplicar posteriormente arena de sílice para mejorar el agarre, retener y absorber la humedad y mantener el frescor más natural.

En cuanto al mantenimiento, conviene realizar un cepillado a contrapelo de forma periódica para retirar las hojas de los árboles los pelos de los animales domésticos y el polvo que se haya ido asentando sobre la superficie. Para recuperar la verticalidad y el volumen mediante este proceso, se aconseja utilizar un cepillo de cerdas duras de plástico.

En ningún caso es necesario aplicar productos químicos ya que pueden producir una innecesaria decoloración del césped. Aplicar un poco de agua será más que suficiente para eliminar manchas u otros restos de suciedad y para mantener el grado de humedad adecuado en épocas de calor.

En definitiva, el cuidado de un césped artificial resulta muy sencillo y fácil de llevar a cabo. Pero , sobre todo, es una alternativa que permite ahorrar importantes cantidades de agua y prescindir del empleo de sustancias tóxicas tanto para el ambiente como para los que disfrutan de él.

Elige césped artificial, por  un espacio verde cuidado, bello y sostenible.

Por qué renovar el césped artificial.

El césped artificial está lleno de ventajas. Desde su sencilla instalación al escaso mantenimiento que requiere y el aspecto y textura naturales que ofrece, por no hablar del elevado de respeto medioambiental que representa. Pero, como sucede con la mayoría de las cosas, el paso del tiempo y el uso pueden causar desgastes que, antes o después, exigirán una renovación.

En cierto sentido puede decirse que tiene fecha de caducidad. Los factores que intervienen a la hora de determinar la necesidad de cambiar el césped son la calidad del mantenimiento y los cuidados que se le han procurado, el tipo de utilización que se haya realizado a lo largo del tiempo  y, por supuesto, la calidad del producto en sí.

No todos los modelos y formatos de césped artificial son iguales. Existen versiones muy económicas que apuestan únicamente por el precio sin ofrecer apenas garantía y otras de alta gama con propuestas muy diferentes en términos de alturas, filamentos, color…etc que permiten adaptarse específicamente a cada proyecto.

Confiar en las mejores marcas del mercado asegurará, sin duda alguna, una vida útil extensa. NO obstante,  pasado un tiempo, será necesario renovar el césped para lucir un jardín nuevamente perfecto. En Ikerna Garden trabajamos con el proveedor líder del sector, Intercesped, para ofrecer siempre el modelo más adecuado en cada caso.

Consultanos sin compromiso.

BLOG ahorra energía

¿Cansado de pagar un alto precio en tus facturas de la luz? ¡No te preocupes más! Si sigues una serie de consejos para ahorrar energía en tu jardín conseguirás bajar el montante de tu recibo al final mes. Te damos todas las claves.

La parte fija de tu factura de luz

Mucha gente se pregunta por qué le cobran en la factura de luz si ha estado fuera de su casa un mes por vacaciones. La respuesta es la siguiente: una parte de la factura depende de tu consumo, pero hay otra que depende de la potencia eléctrica contratada y se llama término fijo o término de potencia. Para comprender mejor esto, es necesario explicar que la potencia eléctrica contratada es la capacidad que tiene una instalación para soportar todos los electrodomésticos de la casa encendidos al mismo tiempo sin que se active el ICP (Interruptor de Control de Potencia), o como se dice popularmente, sin que “salten los plomos”. 

 

Si esto te sucede, lo que deberías hacer es aumentar la potencia contratada de tu instalación para aumentar la capacidad de tu suministro. Lamentablemente subir la potencia contratada no es gratis, y además, eleva el montante del término fijo de tu factura. De modo que antes de subir la potencia contratada de tu suministro piénsalo bien. 

Ahorrando luz en el jardín

Muchas veces cuando imaginamos un jardín, lo hacemos siempre a plena luz del día. Pero lo cierto es que con el buen tiempo a la mayoría de gente le encanta disfrutar de la brisa veraniega por la noche en su jardín, y para eso utilizamos la luz de las focos, para iluminar pasillos entre el césped, porches o incluso piscinas. Todo esto puede suponer un fuerte gasto energético, pero existen formas a través de las cuales podemos ahorrar. Por ejemplo, las empresas como Naturgy o Endesa, ofrecen tarifas con discriminación horaria, cuyos planes fijan precios por kWh diferentes dependiendo de la franja horaria  del día. Las tarifas de Endesa o Repsol con discriminación horaria nos permiten ahorrar si concentramos el consumo durante la noche. Estas tarifas pueden contratarse en el mercado regulado, de modo que en lugar de contratar con Endesa, deben contratarse con Endesa XXI, la Comercializadora de Referencia para contratar tarifas protegidas por el Estado. 

Ahorra agua, salva el planeta

El agua es un bien muy valioso y escaso. Ahorrarlo está en nuestras manos, y además, también conseguiremos ahorrar dinero en nuestra factura de agua. A continuación te explicamos algunos detalle para ahorrar agua:

  • Césped artificial: ahorrarás hasta el 70% de agua en tu factura. Exige menos mantenimiento manteniendo una apariencia perfecta. No necesita pesticidas ni fertilizantes y su durabilidad es mucho mayor. Puede aguanta fácilmente 15 años como nuevo, y mucho más si te preocupas un todo. Pero su principal beneficio es que tendrás más tiempo para ti. ¿Y cuánto vale el tiempo?
  • Reduce el riego: coloca plantas con más resistencia y aprovecha las zonas de sombra para compaginar la necesidad de luz con una menor dependencia del riego. Además, los materiales como las cortezas o las hojas pueden acolchar el suelo y retrasar la evaporación de la humedad. 
  • Reutiliza: Si recoges el agua de la lluvia puedes reutilizarla para múltiples utilidades. Para hacerlo pueden servirte desde sacar las macetas fuera de casa o colocar un cubo o barriles de lluvia.   

Recuerda que un jardín natural de 170 metros cuadrados gasta de media más de 270.000 litros de agua, de modo que ahorrar agua es muy importante. Aquí te dejamos un artículo muy interesante para seguir aprendiendo sobre el tema. ¡Disfruta el verano!