Los parques infantiles son espacios que invitan (y deben hacerlo) al juego y al entretenimiento seguro de los más pequeños. Algo que se logra a través de la fuerza visual y calidad técnica de sus elementos como el césped artificial, una superficie que aporta toda la comodidad y garantías que ellos necesitan.

Antiestático, antibacterias, ignífugo y con una base amortiguadora para evitar lesiones son algunas de sus cualidades pero si a ello se suma el atractivo del color, el impacto estético se incrementa. La gama cromática a disposición del cliente es variada por lo que adaptarse a las necesidades específicas de los distintos ambientes que se quieran crear es sencillo.

También suelen ser formatos cuya instalación es más simple por lo que tienen un coste menor aunque sus propiedades se mantienen intactas. La amortiguación resiste el paso del tiempo por lo que, generalmente, solo exigen el reemplazo del césped cuando finaliza su vida útil.

Pero lo cierto es que esta estética colorida llama cada vez más la atención y no solo de espacios recreativos infantiles. En realidad, cualquier lugar con aspiraciones visuales alternativas puede recurrir al césped artificial de diferentes tonalidades. Salas de cine, discotecas o locales que apuestan por la singularidad son perfectamente aptos para la incorporación de este formato.

La calidad y la originalidad quedan aseguradas.

Si necesitas  asesoramiento e información precisa, consúltanos sin compromiso en Ikerna Garden y te daremos todos los detalles que necesitas.


Imagen: Intercesped.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta