BLOG-vistas-medioambiente-1

El derroche de energía es un elemento común en la mayoría de los hogares. Únicamente examinando la iluminación, los electrodomésticos y el sellado de las ventanas se puede valorar el nivel de malgasto energético que se está experimentando.

Es complicado cambiar toda la cruda realidad del sufrimiento medioambiental pero no hay duda de que pequeños gestos a nivel doméstico pueden contribuir a reducirlo, al menos en parte. Y esto implica, entre otras muchas decisiones, optar por mejorar el acristalamiento de la vivienda. Como consecuencia las facturas de la luz se verán gratamente restringidas, el entorno menos perjudicado y el confort térmico claramente mejorado.

Uno de los grandes gastos, sobre todo en las estaciones más duras del año, está relacionado con la calefacción. Y es que es un recurso básico, ya sea a través de electricidad o gas natural, para mantener una temperatura agradable en el interior. Pero si existen fugas no controladas (muy habituales en sistemas mal sellados) el consumo se dispara.  

Las ventanas son uno de esos puntos que mayor concentración de entrada y escape de temperatura concentran. Puede deberse a un fallo en el marco, que se ocupa de la absortividad y transmitancia térmica, lo cual generará una importante pérdida de la capacidad aislante. También puede deberse al empleo de  cristales de bajas prestaciones.

Es crucial contar con un sistema de calidad para evitar un sobreesfuerzo de los aparatos de aire acondicionado o calefactores que incrementarán notablemente el desperdicio de energía y el nivel de contaminación medioambiental. Si, además, especialmente en terrazas y balcones, se opta por soluciones abiertas que se fundan con el paisaje, como cortinas o correderas de cristal , se disfrutará de mayor luminosidad, aprovechamiento del espacio y visión panorámica. Todo ello, evidentemente, con el máximo confort térmico.

Solo queda relajarse y contemplar el paisaje.

Ikerna Garden, especialistas en la instalación profesional de acristalamientos D’Glass, líder en el sector.

Ventajas de las tarimas tecnológicas.

Logran una imitación de la madera prácticamente perfecta pero su enfoque es mucho más funcional y algo más económico. Son las  tarimas tecnológicas que constituyen una alternativa de gran resistencia, practicidad, durabilidad y con  un toque estético muy actual.

Las hay hidrófugas, para interiores, para exteriores y de cualquier color o diseño. Suelen contar con diversas capas, una para estabilizar el pavimento y protegerlo de la humedad, la capa del diseño o la superior que protege contra el desgaste y cuya resistencia dependerá del modelo elegido.

Las tarimas de última generación Supradeck, ofrecen (entre otros) el encapsulado, una opción que cubre al 100% la lama evitando la penetración de cualquier producto por lo que previenen las manchas y la decoloración. Con un acabado muy natural, estas superficies  resultan completamente antideslizantes, durables y resistentes a las rayadas y rayos UV.

Si bien apenas exigen mantenimiento sí se suele recomendar realizar una limpieza periódica para lograr que su belleza dure más tiempo. Otra gran ventaja es que su instalación es realmente sencilla y tienen un precio inferior al de los pavimentos de madera natural. No obstante, el aspecto es tan parecido que, a simple vista, ni siquiera el ojo experto podría notar la diferencia.

Todavía quieres más razones para optar por las tarimas tecnológicas? En Ikerna Garden te damos otra: el resultado de los modelos Supradeck es insuperable.